Con la palabra biesca, los habitantes de los pueblos limítrofes a la Sierra del Sueve denominan a los pequeños bosques naturales, que crecen espontáneamente en ese espacio protegido.La Biescona, es un bosque formado principalmente por hayas, siendo este el hayedo existente a menor altitud de toda Europa. También se pueden contemplar magníficos ejemplares de roble, brezo, abedules, etc. Los amantes de la micología, podrán encontrar gran variedad de hongos. Como consecuencia de su microclima, los musgos y líquenes cubren tanto rocas como árboles, dando un aspecto de selva tropical. Los líquenes del Sueve son únicos y solo pueden contemplarse aquí y en el bosque de Muniellos.

Como consecuencia de la falta de luz solar y a causa de la frondosidad, el suelo está prácticamente libre de malezas.

La fauna está compuesta principalmente por gamos, venados, corzos, jabalíes, zorros, ardillas, buitres leonados, alimoches, ratonero común, aguilucho, tórtolas, cárabo, así como gran variedad de invertebrados. Para poder contemplarlos, es imprescindible guardar un riguroso silencio.
La empresa que gestiona el Centro de Interpretación de la Siera del Sueve, organiza visitas guiadas a este hayedo y otros puntos de la  Sierra del Sueve. Más información en Centro de Interpretación Sierra del Sueve

Un paseo que podemos hacer desde la casa en una mañana (para después disfrutar de una buena comida por la zona); perfecto para realizar con niños por su corta duración y por el poco desnivel que tiene.

 Partimos de la casa (después de un buen desayuno), cruzamos Loroñe dirección a Gobiendes por el camino de El Palacio… llegando a la altura del Centro de Interpretación de la Sierra del Sueve, giramos a la izquierda  para llegar al barrio de La Torre, donde empieza el sendero hacia el manantial  en un suave  descenso entre avellanos, zarzas y laureles hasta llegar al rio Espasa, que cruzamos por un pequeño puente de madera de reciente construcción. En un ambiente sombrío y húmedo se desarrolla una vegetación perfectamente adaptada donde dominan el musgo y algunos helechos de caracter subtropical como el helecho real, entre otros muchos, muy raros de ver en el resto de Asturias e incluso de la península. Estos helechos son plantas protegidas por lo que están catalogadas.

Una vez en el manantial de Obaya seguimos por un pequeño camino que discurre entre los viejos molinos y entre árboles caídos que hay que ir esquivando llegaremos a una impresionante cueva en roca caliza. Si seguimos caminando encontraremos otra cueva también en roca caliza que recoge y encauza aguas de la vertiente norte de la Sierra del Sueve, siendo actualmente una de las cuevas sumergida más importante de Asturias, encontrándose entre las diez más importantes de España en cuanto a longitud y profundidad (más de 270 metros de buceo), incluso hace años se rodó aquí un capitulo de Al Filo de lo Imposible y ellos mismos no pudieron llegar al final.

Una exitosa serie de televisión, El Doctor Mateo que durante varias temporadas emitía Antena 3, ha contribuido a dar a conocer la belleza de este pueblo, ya conocida en toda Asturias por su envidiable localización, sobre el mar Cantábrico y con la Sierra del Sueve como telón de fondo.

Pero Lastres es mucho más… es uno de los pueblos que mejor ha sabido conservar su arquiitectura tradicional y su esencia marinera, lo que le llevó a ser declarado ya en el año 1992, Bien de Interés Cultural con la categoria de Conjunto Histórico, máxima distinción en el ámbito de la protección patrimonial.

Lastres ha vivido históricamente vinculada a la actividad pesquera, alcanzando su máximo esplendor entre los siglos XVI y XVIII,como pocos puertos asturianos pudieron alcanzar, gracias a la unión de un pueblo aglutinado en la Cofradia de Mareantes, origen de la actual Cofradia de pescadores. Muestra del agradecimiento religioso de los Cofrades por su salvaguarda de de la mar, son las capillas del Buen Suceso (s. XVI) y la de San José (S. XVII) con retabalo barroco.

Uno de los edificios más emblemáticos de Lastres es la Torre del Reloj, del siglo XVIII, destacando también la iglesia parroquial de Santa María de Sábada y la capilla de San Roque.

Para conocer Lastres hay que pasear por su Calle Real, desde la iglesia hasta la  bajada al puerto, entre sus casas de piedra, construcciones únicas en la arquitectura marinera de Asturias, entre sus «Palacios blasonados», sus capillas, y siempre mirando al mar…

El sábado 23 de octubre del 2010 Sus Altezas Reales los Principes de Asturias se acercaron a Lastres para hacer entrega del Premio Pueblo Ejemplar de Asturias 2010. En su discurso recordó que hace unos años conoció Lastres y el resto de rincones del municipio de Colunga en una visita privada «…de la que guardamos tan buen recuerdo que nos prometimos volver lo antes posible…»  -dijo-.

Abrir chat
¿TIENES DUDAS?