Una exitosa serie de televisión, El Doctor Mateo que durante varias temporadas emitía Antena 3, ha contribuido a dar a conocer la belleza de este pueblo, ya conocida en toda Asturias por su envidiable localización, sobre el mar Cantábrico y con la Sierra del Sueve como telón de fondo.

Pero Lastres es mucho más… es uno de los pueblos que mejor ha sabido conservar su arquiitectura tradicional y su esencia marinera, lo que le llevó a ser declarado ya en el año 1992, Bien de Interés Cultural con la categoria de Conjunto Histórico, máxima distinción en el ámbito de la protección patrimonial.

Lastres ha vivido históricamente vinculada a la actividad pesquera, alcanzando su máximo esplendor entre los siglos XVI y XVIII,como pocos puertos asturianos pudieron alcanzar, gracias a la unión de un pueblo aglutinado en la Cofradia de Mareantes, origen de la actual Cofradia de pescadores. Muestra del agradecimiento religioso de los Cofrades por su salvaguarda de de la mar, son las capillas del Buen Suceso (s. XVI) y la de San José (S. XVII) con retabalo barroco.

Uno de los edificios más emblemáticos de Lastres es la Torre del Reloj, del siglo XVIII, destacando también la iglesia parroquial de Santa María de Sábada y la capilla de San Roque.

Para conocer Lastres hay que pasear por su Calle Real, desde la iglesia hasta la  bajada al puerto, entre sus casas de piedra, construcciones únicas en la arquitectura marinera de Asturias, entre sus «Palacios blasonados», sus capillas, y siempre mirando al mar…

El sábado 23 de octubre del 2010 Sus Altezas Reales los Principes de Asturias se acercaron a Lastres para hacer entrega del Premio Pueblo Ejemplar de Asturias 2010. En su discurso recordó que hace unos años conoció Lastres y el resto de rincones del municipio de Colunga en una visita privada «…de la que guardamos tan buen recuerdo que nos prometimos volver lo antes posible…»  -dijo-.

La collada de La Cruz de Llames, más conocido como el Mirador del Fito, es un enclave privilegiado para contemplar maravillosas vistas de la costa asturiana. Se encuentra en plena Sierra del Sueve, a mitad de camino entre Colunga y Arriondas, al que se accede por la carretera AS-260 a tan sólo 6 km. de nuestra casa rural.

El mirador en si no es nada del otro mundo, una estructura de hormigón sin ningún valor arquitectónico, data de 1927 y es obra de Pimentel. Se ha convertido en uno de los lugares más hermosos y visitados de Asturias. Desde aquí se divisa al norte la costa oriental desde Villaviciosa hasta Ribadesella, y hacia el sur el valle del Sella y como telón de fondo los Picos de Europa.

Encontrarás un bar y una tienda de productos asturianos. El aparcamiento es gratuito.

Mira lo que otros viajeros opinan de este lugar.

Abrir chat
¿TIENES DUDAS?